Teatro l'Agrícola

#sientealboraya

El Teatro

Fue construido como salón de actos del Ateneo en 1902, siendo inaugurado un año después, anexo a la sede social de lo que sería la Sociedad Agrícola Industrial de Alboraya, una de las sociedades que surgieron en este municipio en la segunda mitad del siglo XIX. Fue en 1883 cuando un grupo de vecinos decidió crearla para fomentar y mejorar las condiciones de vida de los alborayenses del momento y preocuparse del desarrollo de la vida cultural prácticamente inexistente en esos días. Como muestra, en 1928 se organizó la celebración de unos Juegos Florales, donde se demostró un marcado progresismo y una mentalidad abierta para la época, aunque respetando la ideología política de sus socios. Posteriormente, en la II República, la actividad del Teatro continuó, siendo el escenario donde se realizaban diversos actos de afirmación republicana y donde muy probablemente se organizó la candidatura republicana para las elecciones municipales de 1931. Estuvo clausurado durante la Guerra Civil española y a partir de los años 40 fue utilizado por el Ateneo con el nombre de “Agrícola Industrial” como sala de cine y en 1948 volvió a constituirse con el nombre de Ateneo Alborayense.

Lo mismo ocurriría en los años 60 cuando se convirtió en Cine Monterrey y posteriormente, cerrada esta etapa, pasó a explotarlo el Cine Lumiere. Existen registros que indican que en los años 70 aparece en la Cartelera Turia con el nombre de Ateneu Alboraier-Lumiere.

Con la llegada de la democracia, la constitución de las Autonomías, el paulatino crecimiento económico y la aparición de nuevos organismos públicos que trabajan por y para la cultura, el Ayuntamiento, con el objetivo de promocionar la actividad cultural, en 1985 arrienda el Teatro para adecuarlo a un nuevo uso, como Sala de teatro, música y cine.

Teatre l'Agrícola

Tras la firma de un convenio para la reforma y adaptación del teatro (1995-1999), en febrero de 1997, siendo alcalde Joan Barres, se inaugura como Teatre Municipal l’Agrícola. El acto estuvo amenizado por la compañía La Cubana, que hizo una puesta en escena espectacular cubriendo toda la fachada con una tela amarilla, color que en el mundo del espectáculo se asocia a la mala suerte. Sin embargo, en esta ocasión, cuando esta fue retirada, el aplauso unánime de todos los presentes corroboró el éxito de la rehabilitación.

En 1998, se solicitó la incorporación al Circuito Teatral Valenciano, al cual pertenece, con alguna interrupción por parte de la Institución autonómica, hasta la actualidad.

El salón, con un aforo de 230 butacas y un equipamiento técnico más que aceptable, se dedica desde entonces a ofrecer diversas actividades escénicas como teatro, conciertos, danza o cine, entre otras, con plena actividad todo el año excepto los meses de verano. Por su escenario pasan compañías y grupos tanto de la Comunidad Valenciana como del estado español, de notable profesionalidad, así como colectivos y asociaciones municipales que también hacen uso del Teatro para desarrollar su actividad.

En los últimos años se ha adaptado a las nuevas tecnologías, incorporando un sistema telemático de venta de entradas para facilitar al usuario la compra de estas.

Es necesario destacar que, por sus características, el Teatre l’Agrícola cuenta con algunas ventajas relacionadas con su tamaño, con la que se produce una mejor interrelación entre el público y los actores y actrices, así como la cercanía a la ciudad de Valencia, lo que permite que sus ciudadanos y ciudadanas acudan al teatro de Alboraya atraídos por su programación y precios.

Como anécdota, se puede mencionar que en su cabina todavía sigue en pie el viejo proyector de cine Ossa de carbones que fue reconvertido a lámpara y bobina única.

Localización

Calle Cervantes, 3. Alboraya (Valencia), 46120

Galería

Imagen;